Encuentros con la genialidad

I          LA APERTURA

1.-       He de suponer que en más de una ocasión tu mentor, algún familiar o amigo, te habrá lanzado antes de comenzar una partida desafortunados mensajes del tipo: “¡Hoy demuestra quién eres!” Bien, ¿sabes quién eres en realidad?

Leyendo el comienzo y esta primera pregunta, me da la sensación de que la entrevista que viene a continuación no se va a parecer mucho a las que estamos acostumbrados a ver por ahí, me gusta. Respondiendo a tu pregunta me considero una persona bastante normal y sencilla a la que le encanta el ajedrez y a la que le acompaña desde pequeña. Ahora mismo soy estudiante aunque también trabajo, y en referencia al ajedrez, gracias a mi mentor puedo decir que he sido campeona de Madrid y de España. Generalmente soy bastante crítica conmigo misma y lo que opinen los demás me da bastante más igual, por eso respecto a la frase que comentas las partidas me sirven para demostrarme a mí misma de lo que soy o no capaz, no a los demás.

2.-       Convendremos todos en la abundancia de citas y “frases célebres” existentes en el ámbito del ajedrez, de marcado carácter laudatorio cuando no, rayanas en lo cursi. Por tanto, valora la siguiente apreciación del gran George Bernard Shaw.

            “El ajedrez es un recurso tonto que hace creer a la gente inactiva que realizan una cosa muy astuta cuando solamente están perdiendo el tiempo”.

No creo que jugar al ajedrez sea perder el tiempo porque puede servir para muchas otras cosas. Es una forma como otra cualquiera que tiene la gente para pasar su tiempo (que no perderlo), lo que pasa es que es menos conocida y por eso puede parecer peor.

3.-       ¿Hay algo de original en la vida de un ajedrecista?

El ajedrez en sí me parece ya algo original a lo que la gente no está acostumbrada y de lo que suele tener una opinión bastante equivocada.

4.-       ¿Piensas realmente que el ajedrez ayuda a sus practicantes a creer que no todo en su vida es una mierda?

Como lo único bueno en la vida de alguien sea el ajedrez...tiene un serio problema. Puede servir para que temporalmente en el transcurso de la partida la gente se olvide de sus problemas, pero su vida no va a mejorar exclusivamente gracias al ajedrez. De hecho después de más de una partida parece que la vida sea peor aún.

5.-       Durante la disputa de un torneo tu cuerpo está en la sala. ¿Tu mente está en otro lugar? ¿Existe otro lugar?

Yo diría que en todas mis partidas hay momentos donde mi mente no está en el tablero, ni en la sala (pista: ¿tendrá esto algo que ver en mis habituales apuros de tiempo...?). Lugares muchos, puedo estar pensando en qué voy a hacer después de la partida, recordando cosas de días pasados, o (y sé que esto te hará especial ilusión) en cómo irá el Madrid si está jugando, ¡Hala Madrid!

6.-       Hemos de admitir todos que resulta imposible no echarse a llorar cuando uno se halla frente a sí mismo. ¿Qué sientes y cómo te percibes cuando te enfrentas a un tablero de ajedrez?

Antes de comenzar la partida por lo general me siento bien, con ganas. Voy a hacer algo que me gusta y que yo he elegido hacer, para ir con mala actitud mejor quedarse en casa.

7.-       Entiendo que la vida sería un lugar horrible si conociéramos todos sus entresijos. ¿Consideras que lo inescrutable es lo que hace tan especial al ajedrez?

Al ajedrez y a todo diría yo. Si no hubiese nada nuevo por descubrir sería muy aburrido

8.-       ¿Se puede intentar aprender ajedrez a un nivel alto si miedo a volverte gilipollas?

No creo que mejorar haga a la gente más tonta. El que es tonto lo es desde siempre pero a distintos niveles, me explico: el que por ejemplo alcanza los 2500 y menosprecia a los 2300, casi seguro que cuando tenía 1900 hacía lo mismo con los 1700. El problema es que solo se habla de los "buenos", pero a todos los niveles nos encontramos gente así.

 

 

 

 

II         EL MEDIO JUEGO

1.-       Si Apolo y Artemisa son los dioses griegos de la música, ¿se podría atribuir a Harpócrates la deidad del ajedrez?

La verdad es que aquí me pillas, no conozco mucho sobre dioses griegos y mitologías. Mejor no opino no vaya a ofender a alguien.

2.-       “La inmortal” de Anderssen o el “Aria de Lauretta” (Gianni Schicchi) del maestro Puccini?

            “Aria de Lauretta”.

3.-       En alguna ocasión durante la disputa de una partida, ¿la cara de imbécil que proyecta tu rival te ha resultado sencillamente insoportable?

            En más de una ocasión sí, no solo caras, también gestos o comportamientos, pero hay que intentar que no afecte y centrarse en la partida para no firmar debajo del cero. Es lógico que molesten cosas de tu rival (seguro que a mis rivales también les molestan cosas mías), no hay que darle más importancia.

4.-       Si te arrogo incapacidad para soportar las conductas lascivas, ¿cómo consigues alcanzar el estado de recogimiento y espiritualidad necesario para poder jugar una partida?

Empezando por tu buena consideración, creo que de todo lo que supone un torneo en la partida es donde mejor se pueden soportar.

5.-       Por desgracia, la mayoría de nosotros sabemos que las palabras adecuadas siempre llegan tarde. ¿Ocurre algo semejante cuando se pierde una partida de ajedrez?

Puede ser una comparación, sí. Las jugadas más fuertes se ven muchas veces después en los análisis, cuando ya no sirve de nada.

6.-       Cualidades tales como la fanfarronería, la arrogancia, la vanidad, la egolatría y similares, resultan penosos defectos entre amigos pero, ¿constituyen una virtud apreciable en el ajedrez?

A mí personalmente no me gusta la gente así y no me parece virtud ni dentro ni fuera del ajedrez. Yo puedo afirmar que en el mundo del ajedrez se ven estas cualidades porque es lo que me rodea, pero estoy segura de que es apreciable en todos los deportes, no solo en el ajedrez.

7.-       Reparando en esos cuerpos cubiertos de adiposidades, esos marcadísimos abultamientos abdominales de talla catedralicia en determinados jugadores (¡Ay mi Cabestro Internacional!), ¿Hay que insistir en la consideración del ajedrez como deporte?

Para considerar algo como deporte no hay que basarse en si es necesario estar cachas o no (¡y si no que se lo digan a los lanzadores de peso!). El ajedrez es una actividad que entre otras cosas supone entrenamiento, consta de competición, está sujeto a reglas marcadas por una federación y carece de azar, por lo que es muy defendible considerarlo como deporte (pista: y así lo he defendido yo en mi nueva carrera de CCAFYDE). Es cierto que la forma física no es un factor principal en la práctica del ajedrez como pueda ser en otros deportes, pero considero que ayuda bastante. Las partidas pueden alargarse durante muchas horas y es necesario aguantar todo ese tiempo fresco no solo mentalmente, sino también físicamente. También en los torneos que se juegan varios días seguidos ayuda estar bien físicamente para no llegar cansado a las últimas rondas.

 

8.-       ¿La normalidad en los jugadores de ajedrez es que su orgullo supere ampliamente  su talento?

Hay gente que se cree mejor de lo que en verdad es pero también hay gente a la que le falta un poco de confianza para darse cuenta de todo lo que puede conseguir. Puede que predomine un poco la primera sobre la segunda pero encontramos gente de todo tipo.

 

 

 

 

 

 

 

III       EL FINAL

1.-       ¿Es necesaria ayuda para abandonar la práctica del ajedrez?

Cuando se lleva ya mucho tiempo jugando al ajedrez puede haber temporadas donde se juegue más y otras donde se juegue menos, pero para abandonarlo del todo yo creo que sí que es necesario algún motivo importante, porque engancha.

 

2.-       ¿Ridiculizar a determinados ajedrecistas puede no resultar sencillo pero sí necesario?

Yo más que ridiculizar ignoraría a ese tipo de ajedrecistas. No gastemos tiempo en algo que no merece la pena.

3.-       ¿Existen en el ajedrez egos muy grandes para un campo laboral muy reducido?

Seguro que a todos nos viene algún nombre a la cabeza pero tampoco creo que sea algo generalizado.

4.-       ¿La vida es ajedrez y el resto adorno?

Más bien al contrario o así lo veo yo: el ajedrez como un complemento de la vida.

5.-       ¿En ajedrez la clave podrá fijarse en no arriesgar más de lo que se puede perder?

Yo soy partidaria de arriesgar un poco de vez en cuando, asumiendo lo que se está haciendo y siendo consecuente. También depende de la situación, de lo que suponga esa partida en concreto o de si estás jugando de forma individual o por equipos.

6.-       ¿Se puede ser amable con el rival durante el desarrollo de una partida de ajedrez?

Sin ningún tipo de problema, una cosa es ser amable con tu rival y otra querer ganarle.

 

7.-       En el 2013 el ajedrez pasó a ocupar un lugar de privilegio en el Salón de la Fama del Juguete, junto con el patito de goma y en dura pugna con las burbujas, mi pequeño pony, las tortugas ninja adolescentes mutantes y otros. ¿Se ha hecho justicia?

Dato curioso y que desconocía. Primero de todo no sé si el ajedrez debería estar dentro de esa categoría, pero en todo caso creo que cualquiera de los otros juguetes es más utilizado por los niños y deberían entrar antes en el Salón de la Fama.

 

8.-       Te voy a confesar un pequeño secreto: desde la niñez arrastro un grave problema. Nunca he podido soportar las preguntas estúpidas. ¿Algún reproche?

Como bien dices es un grave problema viviendo en el mundo que vivimos. Un placer haber respondido a todas estas preguntas. Veamos si es suficiente para que los lectores adivinen mi identidad, ¡seguro que sí!

 


Boletín de Novedades

Introduzca su email si desea estar informado de las novedades y actividades de La casa del Ajedrez.


Publicidad:
Texto del banner

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitar la navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

aceptar más información