Noticias

26 de julio de 2016

El valor del ajedrez

El valor del ajedrez

Para empezar, ¡advierto que esta lección NO es para todo el mundo! En lugar de dar respuestas, cuestionaré varias aspectos. Estas reflexiones no puedeN entenderse desde una lectura pasiva. Necesitarás estar pensando continuamente…

¿El ajedrez te ayuda en la vida diaria? ¿El ajedrez desarrolla tus habilidades mentales?
Estoy seguro que quienes te rodean, y no practican el ajedrez, te preguntan eso frecuentemente. Quizás tú mismo te lo has preguntado también.
Es realmente importante tener respuesta a estas preguntas. Piénsalo, si solo es una forma de entretenimiento, y para matar el tiempo, puede que no valga la pena gastar años de entrenamiento para tratar de mejorar.
Pero si el ajedrez es para ti algo más que eso, si de verdad te ayuda a desarrollar tus habilidades psicológicas y mentales, entonces puedes estar seguro que todo el tiempo que inviertes en entrenar y jugar ajedrez no es perdido.

Así, ¿el ajedrez te ayuda en la vida cotidiana?
Tenemos dos respuestas obvias:
(1) SÍ – El ajedrez ayuda a mejorar nuestras habilidades mentales… las mismas habilidades que necesitamos para la vida diaria. Dicho esto, debería también ayudarnos a tener éxito en las demás facetas de la vida.
(2) NO – No hay una verdadera interacción entre el ajedrez y las demás facetas de la vida. Piensa, por ejemplo: ¿conocer ciertas líneas de la Defensa Siciliana te ayuda, digamos a obtener dinero? -Dejemos a un lado, por un momento, a los jugadores profesionales- Bueno, si esta es la pregunta del millón en un concurso relacionado con ajedrez, entonces puede que te sirva. ¡Pero qué posibilidad tan remota!

Estas dos respuestas parecen muy naturales, pero son mutuamente excluyentes. ¿Por qué?
Primero, pensemos por qué una partida de ajedrez puede ser útil.
Es entrenamiento para tu cerebro.
Los deportes físicos entrenan tus músculos.
El ajedrez entrena tu cerebro.
El ajedrez no es sólo un juego. Es un modelo. Al estudiar este modelo, podemos descubrir algunas reglas generales. Luego podemos aplicar esos principios estratégicos a las demás esferas de la vida.


Te voy a dar una analogía.
¿Cómo se puede comprender a la gente en su totalidad?
Esto es una tarea enorme y difícil. En cambio, puedes comprenderte a ti mismo, lo cual debe llevarte a una mejor comprensión de la gente en general, dado que tú eres un representante típico de ese gran grupo. Conocerte profundamente te llevará a conocer a todas las personas que te rodean.

De la misma manera, podemos usar el ajedrez (modelo) para entender las reglas generales (en la vida).

Así que éstos son los dos beneficios principales que el ajedrez puede brindarnos para la vida diaria:
El ajedrez desarrolla tus habilidades mentales. El ajedrez te da una profunda comprensión estratégica. Éstas dos cosas son valiosas para la vida diaria y la toma de decisiones.

Por esto, creo firmemente que ¡los ajedrecistas deben ser personas sabias!
Estos deben haber desarrollado el hábito de razonar, analizar una situación y encontrar la mejor solución (cuando la mayoría de la gente tomaría una decisión por impulso).
Estos deberían ser capaces de predecir las consecuencias de sus acciones con muchos "movimientos" de antelación.
Estos deben tener gran concentración y pensar de manera eficiente.
Estos deben crear planes a largo plazo, basados en su comprensión estratégica.

En resumen, los jugadores de ajedrez deben haber desarrollado el hábito de PENSAR. Esto debería hacerlos unos "filósofos modernos", ¡exitosos en el ajedrez, de la misma manera que en otros campos!

Esto nos trae la pregunta final: ¿Por qué normalmente no ocurre esto en la realidad? Por favor, tómate un tiempo para pensarlo. Continuaremos en la siguiente lección.

GM Igor Smirnov - CHESS-TEACHER.COM


Boletín de Novedades

Introduzca su email si desea estar informado de las novedades y actividades de La casa del Ajedrez.


Publicidad:
Texto del banner

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitar la navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

aceptar más información